"Cuando cambiamos la manera de ver las cosas, las cosas cambian."

Terapia cognitivo conductual

Esta linea de tratamiento se basa en la teoría que existe una asociación entre pensamiento, emoción y conducta. Siguiendo esta idea, de acuerdo como pensamos las cosas es como nos vamos a sentir.

Por ejemplo, si el pensamiento es: "Soy un fracaso, nada me sale bien", la emoción sera frustración o tristeza y la conducta no emprender nuevos retos, quedarse en casa, etc.

Por tanto, para cambiar estas emociones debemos modificar el pensamiento que les dio origen. Esto se logra mediante técnicas de reestructuracion cognitiva que corrigen la distorsión, es decir, las interpretaciones sesgadas de la realidad.

Es una de las psicoterapias mas efectivas para tratar trastornos de ansiedad, depresiones, trastornos de la personalidad, etc.

Alguna de las distorsiones mas frecuentes son:

  • Sesgo confirmatorio: Interpretar la realidad en base a una creencia que ya tenemos de las cosas. "Me equivoque otra vez, no se para que lo intento si se que soy un desastre, no hago nada bien".
  • Lectura del pensamiento: Creer que sabemos lo que los otros piensan o que los demas saben lo que estamos pensando: "Ella se tiene que dar cuenta de lo que me pasa" o "me miro asi porque piensa que hice algo mal".

  • Abstraccion selectiva: Enfocarse unicamente en un aspecto de las cosas, por lo general negativo, pasando por alto lo positivo. "Es una mala persona, como puede contestarme asi" y dejar de lado caracteristicas mas positivas de ella.

Las mencionadas técnicas de reestructuracion cognitiva son aquellas mediante las cuales, el profesional, ayuda al individuo a identificar las creencias erróneas y juntos buscar otras formas alternativas, mas realistas de pensar las cosas. De esta forma, las emociones también se modificaran, mas positivamente, y por ende la conducta sera mas adaptativa.



Técnicas de exposición

Tienen como finalidad exponer al paciente al estimulo temido de manera gradual y repetida o bien en la modalidad inundación, es decir, de forma brusca. La elección dependerá de las características o la necesidad de cada persona.

El punto central de la técnica es impedir que la evitacion de lo temido, sea la vía por la cual el paciente se sienta a salvo, y por lo tanto, mantenga esta conducta, prolongando así el problema.

Para comenzar con la tarea de exposición gradual se confecciona una lista con cada una de las situaciones que la persona teme realizar. Luego se evalúa en que grado teme llevarla a cabo a fin de determinar por cual de ellas comenzar, de la menos temida a la mas temida para poner en practica la exposición.

El éxito de la técnica dependerá de varios factores, principalmente de la continuidad y repetición de la exposición. Considerando que cuanto mayor es el miedo a algo mas debe exponerse a ello, consiguiendo así habituacion y extinción del temor.